Contratar un servidor - Todo lo que necesitas saber

Antes de iniciar un proyecto web, una de las preguntas más habituales tanto entre los particulares como entre las empresas es qué tipo de servidor es el más indicado para comenzar. Pues bien, lo cierto es que no existe una respuesta exacta ya que depende en gran medida de la capacidad y el rendimiento necesarios para dicho proyecto web.
 
A continuación aportamos toda la información sobre los diferentes servidores que existen, y las características propias de cada uno de ellos: alojamiento compartido, VPS y servidor dedicado.

¿Qué tienes que saber antes de contratar un servidor?

Contratar un servidor para el alojamiento de un determinado proyecto web es una decisión que se recomienda tomar con un periodo previo de reflexión. Hay una gran selección de factores a tener en cuenta, como el tamaño y el ámbito del proyecto, o el sistema operativo con el que se quiere manejar.
  • Sistema Operativo: el servidor no tiene por qué tener necesariamente el mismo sistema operativo que el equipo desde el que se maneja. Es por tanto una decisión que debe tomar el cliente en función del alojamiento web. Así, se recomienda optar por un hosting Linux para aquellos sitios web creados con WordPress o Joomla. Por el contrario, el hosting Windows es más indicado para sitios web desarrollados a partir de lenguajes de programación.
  • Tipo de hosting: una de las decisiones más importantes en relación al proyecto web. En líneas generales, existen tres tipos de servicios, los cuales vamos a explicar con detalle en apartados posteriores; servidor dedicado, VPS y compartido.
  • Capacidad del disco duro: en función del proyecto web a crear, la capacidad del disco duro deberá ser mayor o menor. Si se opta por un hosting compartido, el sitio web será sencillo en lo que a complejidad se refiere.

Qué saber antes de contratar un servidor web

Los servidores web posibilitan “alquilar” un determinado espacio en un servidor para almacenar los archivos referentes a un determinado proyecto web. En líneas generales, es una gran computadora que se encarga del almacenamiento y la transmisión de datos vía Internet.
 
Así, cuando un determinado usuario accede a una página web su navegador se comunica con el servidor en cuestión, enviando y recibiendo datos que determinan qué es lo que se va a mostrar en la pantalla.
 
Los servidores web son por tanto esenciales. Sin ellos, Internet tal y como lo conocemos no existiría ya que ellos se encargan de almacenar todo el contenido existente en la red. Así, la industria del web hosting se basa en el servicio que permite el “alquiler” de espacios de memoria y, de este modo, la administración de los datos.

Qué saber antes de contratar un servidor dedicado

Si un cliente está interesado en contratar un servidor dedicado, debe conocer sus características y prestaciones. Se conoce como tal a aquel servidor que dedica todo su hardware en exclusiva a un solo cliente. Se diferencia por tanto de los servidores de alojamiento compartido y VPS, en los que varios clientes hacen uso del mismo servidor.
 
Una de las principales ventajas que ofrece un servidor dedicado tiene que ver con la libertad y el control que puede ejercer el cliente para administrar los recursos de forma 100% personalizada.
 
Otra de las características que definen estos servidores es que, al ser una máquina física dedicada en exclusiva al almacenamiento del proyecto web de un sólo cliente, este puede disfrutar de un entorno privado, con la máxima garantía de seguridad.
 
Además, un servidor dedicado, tal y como su propio nombre indica, dedica todos sus recursos a un único cliente. Es por lo tanto, la opción más recomendada para aquellos proyectos web de gran envergadura, que requieran de una gran cantidad de recursos en exclusiva para garantizar su correcto funcionamiento.

Qué saber antes de contratar un servidor VPS 

A la hora de contratar un servidor web, a día de hoy es el servidor VPS  la opción más demandada tanto por parte de empresas como de particulares.
 
Se conoce como tal a un tipo de hosting compartido independiente, con algunas características propias de un hosting dedicado. El VPS es un método mediante el cual se particiona un servidor físico en varios servidores, de tal manera que todo funciona como si se estuviese ejecutando en una sóla máquina. Cada servidor virtual es capaz de funcionar con su propio sistema operativo y cuenta con una serie de recursos que puede disfrutar en exclusiva. Se queda por tanto a medio camino entre el alojamiento compartido y el servidor dedicado.
 
La principal ventaja que presenta un servidor virtual privado, con respecto al alojamiento compartido, es que cada partición es independiente. Por lo tanto, los recursos que se le asignan a un cliente VPS los utiliza únicamente él, siendo independiente del resto de clientes que tengan sus proyectos web almacenados en el mismo servidor.
 
Acerca de la pregunta sobre cuándo resulta conveniente contratar un servidor VPS, la respuesta es cuando se queda pequeño el hosting compartido. Por poner un ejemplo, si un determinado sitio web supera las 100 mil visitas diarias, con picos de tráfico en los que hay más de 50 personas conectadas al mismo tiempo, ningún hosting compartido puede soportar este tráfico. 

Qué saber antes de contratar un hosting compartido 

Se conoce como hosting compartido al servicio en el que el cliente comparte un mismo servidor físico con otros clientes. A diferencia del VPS, no existe ningún tipo de independencia ni exclusividad en lo que a consumo de recursos se refiere.
 
Así, si un determinado hosting compartido ofrece, pongamos por ejemplo, 100 unidades de recursos, dicha cantidad es ofrecida para la totalidad de los clientes. De este modo, si el proyecto web de uno de los clientes consume 90 unidades de recursos, el resto únicamente se quedan con 10 a compartir entre ellos. Cabe destacar que en este tipo de hosting todos los clientes deben utilizar el mismo SO; en un alto porcentaje de casos se trabaja con Linux.
 
En cambio, en el servidor virtual privado, cada cliente tiene una serie de recursos asignados en exclusiva. Continuando con el ejemplo anterior, si el servidor ofrece 100 unidades de recursos, en este caso, se reparten entre los clientes; pongamos que dicho servidor tiene un total de 20 clientes, por lo que a cada uno de ellos les corresponden 5 unidades de recursos en exclusiva, de los que únicamente ellos pueden disfrutar.
 
El alojamiento compartido es escalable. De este modo, resulta una buena opción para aquellos proyectos web que recién estén comenzando su andadura en el mundo digital. Cuando llegue el momento, se puede dar un salto hacia el VPS.  

Qué saber antes de contratar un servidor Cloud

El servidor Cloud es un servidor virtual que ofrece una gran selección de ventajas a los usuarios. Se trata del tipo de servidor que ha ganado mayor relevancia en los últimos años por el amplio abanico de beneficios que ofrece, sobre todo en términos de ahorro de recursos.
  • Flexibilidad: una de las grandes ventajas de optar por contratar servidor Cloud pasa por la flexibilidad que este ofrece. Y es que el cliente puede acceder a los archivos almacenados en el mismo en cualquier momento y lugar.
  • Actualización: otra de las razones por las que merece la pena optar por un servidor en la nube es que es el proveedor del servicio quien se encarga de realizar las actualizaciones correspondientes.
  • Capacidad: el servidor Cloud permite adaptar los recursos a las necesidades concretas del cliente en cada momento, algo imposible en un servidor físico.
Existen por lo tanto diferentes tipos de alojamiento web, cada uno de ellos indicado para albergar un determinado proyecto. En líneas generales, se recomienda que al iniciar un determinado proyecto web se opte por el alojamiento compartido o el VPN; en el caso de una determinada compañía, el servidor virtual privado resulta una opción más ventajosa. Cuando los recursos no sean suficientes, se puede dar el salto al servidor dedicado.
 
En Axarnet ofrecemos planes escalables, de modo que si el proyecto web crece, los recursos pueden aumentar sin ningún tipo de problema. Todos nuestros planes de alojamiento web cuentan con una gran selección de prestaciones de alta gama, pensados para los proyectos web más exigentes. Hacemos uso de discos Intel SSD para garantizar el acceso ultra-rápido a la web. Todos los servidores se alojan en España, en el centro de datos Interxion en Madrid. Máxima garantía de calidad a disposición de nuestros clientes.
 
About the Author

Comparte esta página: