Los efectos colaterales del cierre de Megaupload

Megaupload y FBIYa hace unos días que el caso Megaupload salto a todas las editoriales de periódicos y noticias a lo largo del mundo, un servicio que generaba un 5% del tráfico global de internet se venía abajo gracias a la actuación de los EEUU a través del FBI.

Esta aplicación actuaba como respaldo de datos privados de usuarios con cuentas normales o premium, servicio utilizado para alojar multitud de contenidos digitales con derechos de autor y base, en muchos casos,  de conocidísimas páginas web que ofrecían enlaces a estos contenidos. Sitios como seriesyonkis.com o series.ly no trasgredían la legislación vigente, diferentes resoluciones judiciales en nuestro pais avalan dichas webs,  aquel que realiza el delito es quien comparte el archivo, no quien linka su posición en internet y no obtiene ningún beneficio por la descarga de dicho contenido, por otro lado si los beneficios son generados por las visitas a tu web es un concepto diferente y por lo tanto legal lucrarse con estos ingresos.

Por otra parte los medios nos han presentado al señor Dotcom, supuesto propietario de la página web y un personaje en internet conocide desde hace muchos años por su afán por ganar dinero, con actuaciones a sus espaldas realmente un poco turbias, como la creación y venta de una empresa de seguridad informática, especulación en la compra de acciones de ciertas empresas .com, o su participación en la Gumball 3000 hace unos años. Se presenta como un auténtico personaje de novela negra, el antiheroe perfecto, con una imagen descuidada y unos beneficios que escandalizan a través de ofrecer en sus servidores contenidos con derechos de autor. Los cargos vertidos sobre este personaje son del todo diversos y que tratarán por todos los medios de acabar con él una larga temporada en la cárcel , por el momento sólo sabemos que permanecerá en la cárcel hasta el 22 de Febrero, fecha en la que se decidirá sobre su extradición o no a los EEUU.

Por su parte el señor Kim Dotcom alega como primera defensa que el no ha infringido la ley en ningún término, ofrece un servicio de alojamiento en la web y son los usuarios los que suben contenidos con derechos de autor, el simplemente les ofrece un espacio donde depositarlo  sin conocer si estos usuarios tienen esos contenidos de forma legal o no.

Por lo tanto nos encontramos en un escenario las webs que dan información sobre donde encontrar este contenido culpan a Megaupload del delito, y Megaupload culpará a los usuarios del uso que le dan a su servicio, así que la responsabilidad suponemos recaería sobre las actuaciones de cada uno como usuario de cualquier servicio en Internet. Parece razonable ( obviando cuestiones que son parte de otra discusión como la forma en la que se trata de proteger los derechos de autor actualmente ) que cada uno cargue con sus responsabilidades.

 Aquí es donde llegan los efectos colaterales, una amplia mayoria de servicios que se podían encontrar en Internet relacionados con las descargas directas cierran sus puertas de manera progresiva ante la detención de Dotcom, servicios como Filesonic.com, x7.to, uploaded.to o 4shared.com ( de forma parcial ) eliminan de sus servidores la posibilidad de descarga de multitud de archivos.  Esta situación es razonable cuando tratamos en un entorno en el que la legislación no acaba de ser clara, es responsabilidad del usuario o de quien facilita los medios para realizar dichas descargas?? la posibilidad de que el FBI, o cualquier otro ente gubernamental, solicite tu extradición a los EEUU para ponerte a la sombra un tiempo parece amenaza suficiente para que el escenario de las descargas directas haya cambiado de la noche a la mañana en unos días.

Se comienza a escuchar el retorno a los medios de descargas P2P de nuevo, cuando parecían que sufrían horas más bajas que hace años esta situación amenaza con aumentar de nuevo este tipo de descargas, los usuarios en internet comienzan a reinstalar servicios como Emule o servicios Torrent, que aún lejos de haber desaparecido parecían estar menos presente en los hábitos de los internautas últimamente.

About the Author

Comparte esta página: