SSD VS HDD: Caracteristicas y diferencias

A la hora de comprar un determinado ordenador, hay un amplio abanico de factores que merece la pena tener en cuenta. En cuanto al almacenamiento de la información, nos encontramos por un lado con el HDD y por otro lado con el SSD. El primero de ellos se refiere a la unidad de disco duro, una parte física integrada en los equipos y en la cual se almacenan los datos. El segundo de ellos es un tanto diferente. Se trata de una unidad de estado sólido que consiste en un único bloque donde el almacenamiento se realiza en discos magnéticos.
 

HDD VS SSD: diferencias

Hoy desde Axarnet vamos a explicarte las principales diferencias entre ambos dispositivos:
 
1. Funcionamiento de ambos dispositivos
La diferencia principal entre ambos viene dada por el dispositivo en el que almacenan los datos. En el caso de los HDD los datos se guardan en placas de metal que están constantemente girando. De esta manera, cada vez que el ordenador quiere buscar un determinado dato, el dispositivo utiliza un componente conocido como “cabezal” y que tiene forma de aguja, el cual se encarga de ubicar la posición en la cual se encuentra dicho dato y proporcionárselo al ordenador.
 
Por su parte, los SSD nunca se mueven, de ahí que se les conozca como “unidad de estado sólido”. Para almacenar la información crean bloques. De ésta manera, cada vez que el ordenador quiere acceder a un determinado dato, los SSD la proporcionan en un proceso similar a “aquí está”. Como es lógico, el desarrollo es más complejo, pero esta es una breve explicación para que se entienda que este tipo de dispositivos resultan más rápidos y eficientes que los HDD.
 
2. Rapidez
Una de las mayores diferencias entre ambos dispositivos tiene que ver con la rapidez. Con un SSD el tiempo de inicio del sistema operativo se reduce de manera notable. Además, la apertura de programas una vez encendido el ordenador es mucho más rápida, apenas unas décimas de segundo. Y, por supuesto, en el guardado y apertura de documentos desaparece por completo el lag.
 
3. Tamaño
Los discos duros, tal y como hemos explicado, tienen platos giratorios, por lo que existe un determinado límite para lo pequeño que pueden ser en cuanto a tamaño. En cambio, las unidades de estado sólido no tienen esta limitación, por lo que podemos encontrar SSD hasta de 500GB con el tamaño de un pen drive. Por lo tanto, los SSD siempre son más recomendables para equipos portátiles.
 
4. Durabilidad
Otro aspecto en el que los SSD van muy por delante de los HDD. Hay que tener en cuenta que éstos primeros no cuentan con ninguna parte móvil, por lo que las probabilidades de mantener la información a salvo en los mismos a largo plazo aumentan considerablemente.
5. Precio
La diferencia de precio entre ambos sistemas es considerable; los SSD superan con creces a los HDD. En líneas generales, el precio promedio de un disco duro HDD interno de 1TB cuesta cerca de 50€, mientras que una unidad de estado sólido de la misma capacidad puede superar tranquilamente los 250€. 
About the Author

Comparte esta página: