¿Cómo funciona un VPS?

Un servidor virtual privado, más conocido popularmente como VPS, es un SO virtual ejecutado en un servidor físico. A diferencia del alojamiento compartido, tienes un determinado espacio independiente dentro de un servidor físico, con una serie de recursos asignados exclusivamente para ti. Se trata por tanto de un espacio de trabajo virtual e independiente que se encuentra dentro de un servidor físico.

¿Cómo funciona un VPS?

Los servidores VPS funcionan a través de la tecnología VPS denominada Virtuozzo de Parallels. Una tecnología cuya principal función es la generación de un determinado número de particiones autónomas en un único servidor físico. Son particiones totalmente independientes unas de otras, de modo que cada una de ellas dispone de un sistema de archivos propio, así como de software y recursos.
 
De esta forma, todos los recursos del servidor físico se reparten equitativamente entre las distintas particiones, servidores VPS. Desde el punto de vista operativo son servidores dedicados. Sin embargo, cada cliente no cuenta con un servidor físico en exclusiva para él, sino con un hosting reservado dentro de esta unidad.
 
Así, el servidor VPS se queda a medio camino entre el alojamiento compartido y el servidor dedicado.

Cómo configurar un Servidor Virtual Privado

Configurar un VPS no es en absoluto complicado si sigues los pasos del proceso de forma ordenada.
  1. SO: lo primero y más importante es actualizar el SO Ubuntu. Para ello, introduce los comandos: sudo apt-get update y sudo apt-get upgrade.
  2. A continuación hay que crear el usuario encargado de gestionar y administrar el servidor virtual privado. Para ello, el primer paso consiste en ejecutar el comando “adduser administrador”.
  3. Luego, se otorgan permisos de sudo al administrador, ejecutando el comando “visudo”.
  4. Una vez localizado el aparato relativo a los permisos de los usuarios, hay que añadir una línea al final: “administrador ALL=(ALL:ALL) ALL”
  5. Por último, se pulsan a la vez las teclas “Control” y “X”, se añade la letra “Y”, y se pulsa “Enter”.

Primeros pasos para configurar un VPS

En los próximos apartados explicamos cuáles son los primeros paso a seguir para la configuración de un servidor virtual privado. 

Configurar vps para trabajar con ssh

Existen diferentes formas de establecer conexión con un sitio web, más allá del propio navegador. Una de las opciones más recurridas es el Protocolo de Transferencia de Archivos, FTP. Realmente resulta útil, pero no permite emitir ningún tipo de comando al servidor. Para ello, es necesario utilizar el acceso Secure Shell, SSH, que ofrece acceso a servidores remotos y con el que se pueden emitir comandos. 
  1. Lo primero es actualizar el servidor una vez se ha iniciado sesión en el VPS. Para ello hay que escribir el comando “apt dist-upgrade”. Una vez todos los paquetes se hayan actualizados, es el momento de reiniciar el servidor con el comando “reboot”.
  2. El siguiente paso consiste en crear un usuario y añadir sus privilegios. Para ello hay que añadir el prefijo “sudo” a aquel comando que se quiera ejecutar haciendo uso de privilegios de administrador.
  3. A la hora de configurar el nuevo usuario, hay que añadir el siguiente comando: adduser nuevousuario. Luego hay que escribir esta línea para añadir ese usuario al grupo “sudo”.
  4. A continuación se debe habilitar la autenticación de clave pública para aportar un extra de seguridad al servidor. Se pueden utilizar diversas plataformas para generar claves SSH en Windows, como la app PuTTYgen.
  5. Y, por último, sólo queda configurar un cortafuegos para el servidor virtual privado. Una buena opción es utilizar el programa Iptables, que permite configurar una serie de normas que limitan el tráfico hasta y desde el servidor. 

Usos para un VPS

Si te preguntas por los usos de un VPS, lo cierto es que son muy diversos. Actualmente son los servidores más utilizados como alojamiento web por empresas de todo el mundo. La principal ventaja que aportan es que cuentan con un grado de codificación encriptado notablemente superior al de un hosting compartido. Además, el VPS permite tener un escritorio en la nube para aquellas compañías que manejan una cantidad moderada de datos.
 
Claro que los usos para un VPS no se limitan al alojamiento web. Estos son algunos de los más frecuentes.
  • VPN: un servidor de este tipo se puede contratar para crear una red virtual privada. Una red privada a la que pueden conectarse únicamente aquellos usuarios que tengan acceso.
  • Descargas P2P: por lo general, cuando se ejecutan programas P2P en equipos informáticos estándar para el intercambio de archivos, la velocidad de descarga es muy lenta. Es por ello que muchas personas y empresas utilizan los VPS para las redes de descarga P2P.
About the Author

Comparte esta página: