Métricas e indicadores a controlar en un servidor

A la hora de monitorizar las infraestructuras para comprobar que todo funciona de modo correcto y que la experiencia que se ofrece a los usuarios es positiva, hay una gran selección de métricas e indicadores que se deben controlar en un servidor.

¿Cuáles son las métricas e indicadores a controlar?

A continuación señalamos cuáles son las métricas y los indicadores que se deben controlar.

Métricas

En cuanto a las métricas de control, una de las más relevantes es la conocida como “métrica de sesión”, la cual está destinada a la supervisión del número de sesiones que se han llevado en el sistema en un determinado periodo de tiempo.

Del mismo modo hay que controlar las métricas de solicitud de servicio para supervisar el tiempo de procesamiento, el volumen de las solicitudes, el tiempo de respuesta y el estado operativo del propio servidor.

Indicadores

En relación a los indicadores a controlar en un servidor, se pueden dividir en cuatro grandes grupos, en función del ámbito a examinar en cuanto a rendimiento: sistemas, bases de datos, aplicación y red.

Entre los indicadores de rendimiento de sistemas, hay tres que merecen especial atención. Por un lado, la capacidad y el estado en el que se encuentran los discos de almacenamiento. Por otro lado, el estado de los interfaces de red para determinar si existe algún problema con los mismos. Y, por último, el estado y el consumo de CPU por procesador.

Respecto a los indicadores de rendimiento de bases de datos, hay que examinar el uso que hace de la memoria global cada una de las bases de datos. También hay que controlar los accesos tanto de entrada como de salida a disco que han sido originados por las bases de datos.

Entre los indicadores de rendimiento de aplicación, el factor más relevante son los tiempos de respuesta de las diferentes apps. Además, hay que prestar atención a la memoria y CPU que consumen cada una de las aplicaciones.

Y, por último, en lo relativo a los indicadores de rendimiento de red, se debe examinar el ancho de banda para detectar cualquier posible anomalía en el funcionamiento de los sistemas. Del mismo modo, hay que examinar el tiempo de respuesta de una determinada conexión entre un punto de origen y de destino.

¿Qué consecuencias puede traer no controlarlos?

Las consecuencias de no controlar un servidor pueden ser nefastas para una compañía, tanto en términos económicos como de experiencia de los usuarios.
 
La consecuencia más directa caída del servidor, lo cual conlleva una interrupción del servicio. La caída de un servidor se puede explicar por una gran selección de factores, tanto internos como externos:
  • Avería de hardware
  • Caída o una sobrecarga del disco duro
  • Problemas de red
  • Sabotaje externo mediante un ataque el sistema SCADA
  • Robo de hardware
  • Etc.
Son causas que mediante una correcta supervisión y control del servidor son en la mayoría de los casos, fácilmente subsanables. Las pérdidas en términos económicos  pueden ser cuantiosas, de modo que resulta más asequible llevar un adecuado control del servidor.

En Axarnet podemos ofrecerte servidores dedicados administrados para tu proyecto web. Nuestro equipo se encarga de la administración de estos servidores, los cuales incluyen, sin coste alguno el nuevo Plesk Onyx.

Del mismo modo, podemos ofrecerte diferentes planes de servidores compartidos Linux. Una amplia variedad de prestaciones de gama alta, perfectos para los proyectos web más exigentes. Hacemos uso de discos Intel SSD para garantizar un acceso ultra rápido para nuestros clientes. Soporte técnico las 24 horas del día.

La administración de sistemas debe contar de manera obligatoria con herramientas de monitorización efectivas. Para los desarrolladores es esencial tener una visión de los parámetros y datos en tiempo real. De este modo resulta más sencillo detectar oportunidades y amenazas tanto en el corto como en el largo plazo. A nivel interno, una buena monitorización permite evitar debilidades y solucionar cualquier tipo de problema antes de que se manifieste.

Gracias a la monitorización los desarrolladores son capaces de detectar cuál es el origen de cualquier incidencia que se produzca. Es por ello que las compañías optan por implantar diferentes herramientas de monitorización de sistemas, servidores, redes y aplicaciones.

Herramientas de monitorización de servidores

Actualmente, el ámbito de la monitorización de sistemas se divide en dos grandes tendencias. Por un lado, aquellos desarrolladores y empresas que optan por utilizar dos o tres herramientas distintas para monitorizar toda la actividad. Eligen por tanto herramientas de monitorización generales que les permiten conocer el rendimiento de aplicaciones, servidores y sistemas. Y por otro lado, aquellos que prefieren hacer uso de un amplio abanico de herramientas específicas, cada una de ellas dirigida a analizar un determinado parámetro.

En el entorno corporativo, es esencial que las compañías monitoricen de forma adecuada sus servidores, así como redes y aplicaciones. A continuación señalamos las principales herramientas de monitorización.
  • Acronis Monitoring Service: una de las herramientas de monitorización más populares en la actualidad, dirigida a sistemas basados en IaaS. Permite realizar comprobaciones tanto externas como internas.
  • New Relic: la mejor herramienta disponible para monitorizar el rendimiento de las aplicaciones de forma detallada. Una de sus principales ventajas es que es muy completa ya que realiza la monitorización de un amplio abanico de parámetros, incluida la experiencia de los usuarios finales. Además, muchos de los parámetros están disponibles en tiempo real.
  • Logic Monitor: la solución más adecuada para aquellos desarrolladores que requieren una herramienta compleja y sofisticada, para infraestructuras de gran tamaño. Monitoriza una gran selección de hardware de red, así como de recursos de software. Tiene compatibilidad con más de 1.000 tecnologías diferentes.
  • Nagios: una solución pensada para aquellos desarrolladores que requieran de una herramienta de monitorización que puedan personalizar según sus necesidades. Es de código abierto y muestra una gran flexibilidad. Permite monitorizar una gran variedad de parámetros, e incluso enviar informes detallados a través del correo electrónico.
  • Icinga: una de las herramientas de monitorización de sistemas informáticos más adecuadas para los desarrolladores que requieran una solución de código abierto para sistemas distribuidos. Comprueba la disponibilidad de los diferentes servicios de red y genera una serie de informe de rendimiento. Su principal ventaja es que es capaz de trabajar en todo tipo de entornos; desde pequeñas infraestructuras TIC hasta otras mucho más complejas.
  • Sensu: esta herramienta de monitorización destaca por su interfaz gráfica, de modo que es muy visual. Se puede hacer uso de ella para distintos servidores.
About the Author

Comparte esta página: