¿Cómo montar un VPN?

En plena era digital, la gran mayoría de restaurantes y hoteles ofrecen acceso WIFI a sus clientes. No obstante, estas redes no son seguras, así que conectarse a ellas supone abrir una puerta a los hackers, quienes lo tendrán fácil para acceder a todos los archivos almacenados en tu ordenador o dispositivo móvil. Debes saber que cualquier que esté conectado a la misma red WIFI pública que tú puede interceptar tus datos, como nombres de usuarios o contraseñas.
 
Es aquí donde entran en juego las conocidas como redes VPN (Red Virtual Privada). Se trata de un tipo de red en la que creas una extensión de una red privada, es decir, como la red local WIFI que tienes en tu domicilio, sobre una red pública.
 
¿Qué quiere decir esto? Dicho de un modo sencillo, que haces uso de la red abierta a modo de vehículo para conectarte a la red VPN privada. De este modo, puedes navegar en cualquier sitio con el mismo nivel de seguridad que si lo haces desde tu casa.
 
Por lo tanto, si sueles conectarte con frecuencia a redes WIFI públicas, sigue leyendo, porque en los próximos apartados te explicamos todo lo que debes saber para configurar y conectarte a tu VPN. Así podrás disfrutar de la navegación por Internet desde cualquier sitio sin tener que preocuparte de tu seguridad.
 
Antes de continuar leyendo, te recomendamos visitar el artículo “Servidor VPS donde montar una VPN”. 

- ¿Cómo configurar un VPN en tu servidor?
- ¿Cómo conectarte a tu VPN?
- Programas para la creación de un VPN
- ¿Para qué sirve un VPN?

¿Cómo configurar un VPN en tu servidor?

Debes saber que tienes la posibilidad de crear tu propia VPN privada. Tan solo necesitas un ordenador con conexión a Internet, el cual tomará el papel de servidor VPN, cumpliendo todas sus funciones.
 
El primer paso en el proceso de configuración es prestar atención a si la IP es dinámica o estética. Lo más normal es que sea dinámica. En este caso, tendrás que hacer uso del servicio No-ip para fijarla, sincronizando la IP dinámica del router con un nombre de dominio. De este modo, no tendrás que estar pendiente de si la IP cambia. Tan solo tendrás que introducir el nombre de dominio asignado para poder conectar otros dispositivos al ordenador, que hace las veces de servidor.
 
Ahora bien, ¿cómo crear un dominio para la IP dinámica? Lo primero es acceder a la web oficial de No-ip. Haz clic sobre “Sign Up” para crear una cuenta, especificando el nombre de usuario y contraseña. También tienes que crear un nombre de dominio. El único dominio por el que no tienes que pagar nada es .noip.biz. Hay más disponibles, aunque son de pago.
 
Una vez registrado en No-ip, tienes que instalar el cliente No-ip en el ordenador para que este último actúe a modo de servidor VPN. El programa se encargará de sincronizar la IP y el nombre de dominio que has creado. Por lo tanto, podrás conectarte aunque la IP cambie sin ningún tipo de problema.
 
Accede a la cuenta de No-ip y selecciona “Dynamic Update Client” en el panel de control. A continuación, pulsa el botón “Download Now” para que comience el proceso de descarga del instalador del cliente No-ip.
 
Luego tienes que introducir el nombre de usuario y la contraseña que has seleccionado durante el registro. Haz clic sobre “Edit Hosts” y marca la casilla del dominio que has creado. Pulsa el botón “Save” para que se guarden los cambios.
 
A partir de ahora ya tendrá asignada la IP adecuada y reconocerá el nombre de dominio. Cada vez que enciendas y apagues el router la dirección IP cambiará, pero el cliente No-ip volverá a asignarle tu dominio de forma automática. Incluso puedes cerrar la ventana o la pestaña del sitio web de No-ip porque el programa seguirá trabajando en segundo plano. 

¿Cómo conectarte a tu VPN?

Windows 
  1. Conectarte a tu VPN en Windows es muy sencillo y no te llevará más de unos pocos minutos. Lo primero que debes hacer es “Abrir el Centro de redes y recursos compartidos”.
  2. A continuación, selecciona “Configurar una nueva conexión o red”.
  3. Así acceder a un asistente. Ahora debes seguir una serie de pasos para configurar la conexión. Lo primero es seleccionar el tipo de red que vas a crear. Como vas a configurar una nueva red VPN elige “Conectarse a un área de trabajo”.
  4. Pulsa el botón “Siguiente” para continuar con el asistente. Ahora puedes elegir el tipo de conexión que deseas: “VPN” o “Directa”. Elige la red VPN.
  5. Ahora es el momento de introducir la dirección IP del servidor al que te vas a conectar. Guarda los cambios para que la red quede conectada al ordenador Windows.
  6. Abre el apartado de redes y pulsa sobre “Conexión VPN”.
  7. Introduce el nombre de usuario y la contraseña. Automáticamente se establecerá la conexión con el servidor remoto y podrás navegar con absoluta seguridad. 

Programas para la creación de un VPN

VPNBook - iOS
 
Sobre cómo montar una VPN, debes saber que hay algunas compañía que ofrecen la conexión gratuita a este tipo de servidores. Un servicio por el que no debes pagar nada y que puedes utilizar para proteger tu privacidad cuando te conectas a redes WIFI públicas. Además, no tienes que registrarte para utilizar el servicio. El funcionamiento es muy sencillo: introduces la dirección del servidor, seleccionas un nombre de usuario y una contraseña, y ya puedes empezar a navegar.
 
Uno de los mejores programas gratuitos del momento es VPNBook. un servicio de VPN que recomiendan usuarios de todo el mundo. Una de sus principales ventajas es que ofrece servidores que están alojados en diferentes países, de modo que siempre puedes navegar con una IP local.
 
Antes de conectarte con los servidores que ofrece VPNBook, debes conocer sus datos de conexión. Para ello, solo tienes que acceder a su sitio web oficial y pulsar sobre la pestaña “PPTP”. Así accederás a un apartado en el que verás una lista con todos los servidores que hay disponibles. Anota la dirección del servidor con el que quieres conectarte, así como el nombre de usuario y la contraseña para acceder.
 
En tu dispositivo iOS, accede a “Ajustes > General”. Luego, localiza la entrada VPN y pulsa sobre la pestaña “Configuración VPN” y “PPTP”. Ahora tienes que escribir los datos de conexión que has anotado de VPNBook.
 
Activa el interruptor “Enviar” para que todos los datos de navegación utilices esta VPN como vehículo. Para terminar pulsa “Guardar. Luego, ya solo te queda activar el interruptor “VPN”, y ya lo tienes todo listo.
 
TunnelBear - Android
 
Si quieres conectarte a una red WIFI desde tu dispositivo móvil Android, TunnelBear es todo lo que necesitas. Una aplicación muy fácil de utilizar, incluso si no tienes un gran dominio del ámbito tecnológico.
 
Lo primero que debes hacer es localizar la app en Google Play. Acepta los permisos de Android y selecciona el destino en la parte inferior de la pantalla. Luego, puedes activar o desactivar el servidor VPN de TunnelBear con un botón que se encuentra en la parte superior de la pantalla.
 
NordVPN
 
Si estás buscando una alternativa realmente segura y de confianza, NordVPN es tu solución. Tiene una de las políticas más estrictas, de modo que no guarda ningún registro. A día de hoy cuenta con más de 500 servidores repartidos en países de todo el mundo.
 
Cabe destacar que los niveles de cifrado que ofrece son los más altos, e incluso ofrece a los usuarios la opción DoubleVPN. Además, NordVPN  es muy fácil de configurar tanto en Windows como en macOS o Linux.
 
CyberGhost
 
Y, por último, queremos recomendarte CyberGhost. Una plataforma que ofrece una de las maneras más seguras de navegar por Internet. Te permite ocultar tu identidad en el ámbito digital ya que hace uso de un cifrado de grado militar. Por lo tanto, todos tus datos estarán a salvo de posibles ciberdelincuentes.
 
No necesitas ninguna extensión o navegador adicional ya que CyberGhost funciona muy bien con todo tipo de S.O, incluidos iOS y Android. 

¿Para qué sirve un VPN?

Ahora que conoces cómo montar una VPN y cómo configurar VPN, es el momento de explicar cuál es la verdadera utilidad de esta red y sus ventajas. Uno de los principales beneficios que ofrece es que puede saber en todo momento la persona que está al otro lado de la conexión. Además, todos los datos viajan de manera segura y cifrada, de modo que están a salvo de los hackers. Por supuesto, tienes el control absoluto sobre todos los equipos conectados a la VPN.
 
Para que una conexión virtual privada pueda darse, deben participar una serie de agentes: un servidor y, como mínimo, un cliente conectado. Existen diferentes tipos de conexiones VPN, así como una serie de protocolos distintos: SSL, PPP…
 
Las conexiones VPN no son algo nuevo, pero es precisamente ahora cuando están comenzando a ser populares entre el gran público. Hasta hace no muchos años eran más comunes en el ámbito empresarial. Sin embargo, la gran versatilidad y seguridad que ofrecen las han hecho muy populares.
 
About the Author

Comparte esta página: